Cuando un niño está en constante contacto con elementos como el humo del tabaco, vapores, humo irritante, puede llegar a provocar que este genere bronquitis, ya sea aguda o crónica, o algún tipo de bronquitis como la bronquitis asmática.

Por ello debes de estar muy al pendiente de todos los lugares donde tu hijo se encuentra pero lo más recomendable es de que si tienes el habito de fumar no lo hagas cerca de tus hijos, ya que desde bebés son muy propensos a contraer bronquitis por estar en contacto con el humo del cigarrillo.

Al permanecer en constante contacto con este tipo de vapores y humos que son muy irritantes, los niños pueden empezar a generar síntomas de la bronquitis.

De manera que tú debes estar atento/a ya que esta enfermedad se puede confundir con una gripe, tos o resfriado común, por eso a continuación te mencionamos cuáles son los síntomas que empiezan a generarse para que tomes medidas provisorias si notas que tu hijo empieza a tener alguno de ellos.

Generalmente la bronquitis en niños empieza con:

  • Tos persistente: por la cantidad de humo que el niño esta respirando se genera una tos inicialmente muy seca, ya que es el primer paso que surge por el escozor que los humos provocan en sus bronquios.
  • Dificultad para respirar: este síntoma se genera después de que los bronquios se inflamaron, ya que esto provoca la sensación de ahogo, siendo uno de los síntomas con los que más cuidado se debe de tener.
  • Fiebre: este síntoma puede llegar a generarse, aunque en algunos casos no se presenta, pero el niño se sienta agotado y muy débil.
  • Mucosidad: este es un elemento que generalmente aparece en la bronquitis, ya que es uno de los síntomas que el cuerpo produce por la inflamación de los bronquios.

Tú como padre o madre debes de estar muy al pendiente de todos los síntomas que le puedan surgir a tu hijo.

Si notas que éste empieza a tener una tos muy seca, generándole dificultad al respirar, fiebre en algunos casos, debilidad y mucha mucosidad, llévalo de inmediato con el pediatra, para poder realizarle un diagnostico más acertado y tomar las medidas preventivas necesarias.

Si se llega al diagnóstico de que tu hijo tiene bronquitis es necesario que el pediatra le ausculte los bronquios y le realice los exámenes de rutina.

Por ello se deberá acudir de inmediato al médico si el niño:

  • Tiene menos de cinco meses y presenta una tos seca y constante (que puede ser con o sin fiebre).
  • Respira con dificultad o con jadeos.
  • Si al cabo de 3 días con tos seca no nota alguna mejoría.
  • Si la mucosidad sale con sangre.
  • Si tiene una fiebre que rebase los 38º C.
  • Si el niño tiene una enfermedad pulmonar como el asma.

Así que si notas alguno de estos síntomas lleva de inmediato a tu hijo con el pediatra para descartar otros problemas de salud y empezar el tratamiento contra la bronquitis lo más pronto posible.

Recuerda que debes de estar muy atento/a por si notas alguno de los síntomas para actuar adecuadamente y de manera rápida.