El aspecto más fundamental al momento de plasmar la presencia de nuestra empresa en la Internet es el contenido que plasmamos en el blog. Un texto correcto, junto con sus imágenes, es vital para seducir a potenciales clientes; como así también a Google, que posicionará de mejor manera el sitio web.

 

Por ello, el mejor consejo es la contratación de un copywriter para evitar errores ortográficos, textos largos e insustanciales. Comprar contenidos nos posibilitará atraer la atención de los visitantes y fidelizarlos con artículos dentro de la tónica para el internauta.

 

Otro detalle que se asegura con la compra de contenidos es la originalidad de los textos. Algo que nos dará tranquilidad para evitar conflictos de plagio o contenido duplicado. Una empresa de redactores online además se especializa en contar con personal que tenga conocimientos en las diferentes áreas que se deben abordar; ante lo cual, nos asegurará que los artículos contarán con un contenido apropiado para nuestras necesidades.

 

Imagen cortesía de foro-android.com – Todos los derechos reservados

 

Por dos razones. Primero porque son el elemento más importante a la hora de seducir al cliente (junto con las imágenes) y segundo porque Google los utiliza para saber de qué va tu sitio y posicionarte.

Recibo auténticas chapuzas de textos, con faltas de ortografía, aburridos, larguísimos, insustanciales, etc.

Mi consejo es que contrates a algún copywriter con conocimientos de redacción web para que tus textos atraigan la atención de tus visitas y estas se lleguen a convertir en clientes.

Conozco dos especialistas en este campo que son una garantía de éxito, pero si no puedes permitirte el contratarlos ellos mismos te enseñan en sus blogs cómo preparar textos que vendan.