Entre todos los terrenos que podemos recorrer con nuestros todoterrenos (TT), el barro es uno de los más complicados porque el vehículo tiende a resbalar y hundirse simultáneamente. Por esa razón es que se necesita mucha concentración mientras se conduce en este tipo de superficie. Además de un manejo agresivo para prevenir y controlar las diversas reacciones que pueda tener el 4×4, hay que ser incluso sensible para tomar el control al patinar y resbalar cuando se frena.

Cómo afrontar el barro en un todoterreno

Conoce bien tu coche, es importante saber dónde tiene los diferenciales; una solución provisional es marcarlos en el capó mientras te acostumbras a ello y así no te quedarás atascado. Para este tipo de superficies es vital tener una buena distancia entre el TT y el suelo, de esa manera no se empuja el barro con los ejes.

Antes de irrumpir un barrial, es necesario que explores el terreno; una gran señal a considerar es la salida al otro extremo, si no hay huellas de neumáticos, no es muy recomendable intentar pasar por ese lugar. En caso de que debas atravesarlo, utilizando un palo puedes medir cuán profundo es y si hay algún tipo de obstáculos.

Puedes empezar siguiendo las huellas trazadas, mantén la velocidad constante, ni muy lento ni muy rápido, y si sientes que te estás atascando, procura no coincidir exactamente con las huellas. Algunos utilizan la técnica de conducir en zigzag, lo que a veces ayuda a que el vehículo no se hunda y en cambio logre avanzar. Todo dependerá de las condiciones del terreno y de las capacidades del coche.

Tener una reductora te será de mucha utilidad, puesto que para conducir en barro se necesita un buen control de la tracción al acelerar. No olvides que no debes pelear con el barro, sino fluir en el terreno y aprovechar la gravedad.

Si te atascas, puedes intentar retroceder y volver hacia adelante. En caso de que la situación se complique, prueba cavar debajo de las ruedas y colocar piedras y ramas para ganar adherencia. Al estar de nuevo en el asfalto no olvides limpiar las matrículas, luces y cristales, estará más seguro y evitarás una multa.

Al finalizar por completo la salida debes lavar muy bien el vehículo y revisar sobre todo los bajos. Si surge alguna falla no lo pospongas, es mejor realizar las reparaciones tan pronto como se pueda para estar listos para la próxima salida. Para eso visita el link y tendrás a disposición una central de desguaces con empresas verificadas para conseguir la pieza que requieras a precios muy bajos.