Uno de los principales objetivos de las páginas web es que la información que contiene llegue a la mayor cantidad de cibernautas y captar potenciales clientes.

Una de las más grandes limitaciones es el idioma, por eso traducir páginas web se convierte actualmente en un servicio imprescindible para internacionalizar los contenidos, ahorrar costes, vender más y profundizar el dominio de la marca. Afortunadamente, son muchas las agencias de traducción especializadas en traducciones de páginas web, como https://www.linguavox.es/es/traduccion-web/.

Actualmente, encontramos diversos programas de traducciones automáticas con motores de traducción cada vez más acertados, los cuales resultan ser los más fáciles de obtener y precios más accesibles. El servicio gratuito de Google es uno de los más reconocidos al traducir a más de 100 idiomas.

Sin embargo, los inconvenientes surgen cuando la traducción del sitio web transmite un mensaje confuso, lo cual aleja al usuario y afecta el posicionamiento SEO.

Por ello, actualmente crece el número de empresas destinadas a ofrecer una traducción en numerosos idiomas realizada por expertos que dominan los principales lenguajes de programación para asegurar la fidelidad tanto del texto original como del programa del sitio web.

El proceso generalmente consiste en realizar la traducción automática, con traductores web de última tecnología, y someterla a la revisión de lostraductores lingüísticos profesionales.

Así, la traducción automática no pierde valor, pues permite agilizar el proceso de traducción. Por ello, las herramientas TAO (traducción asistida por ordenador) constituyen un gran apoyo para cualquier traductor profesional.

El principal agregado del traductor web profesional es ofrecer una terminología adecuada conforme al contexto cultural y local al cual se dirige, y procurar garantizar la exactitud de la información que pretende transmitir el sitio web.

El proceso de traducción abarca un estudio de la terminología a emplear, si es propia o no de una cultura determinada, la coherencia, la conversión de glosarios en formatos de texto y entre los distintos formatos de intercambio terminológico.

Esta traducción se puede realizar rápidamente ingresando de manera directa en el código fuente de la web o de manera sencilla en los programas de Word, Excel, entre otros, los cuales serán ingresados manualmente en los archivos fuentes.

La memoria de traducción forma parte de las soluciones a emplear y consiste en almacenar los textos originales y su traducción, y en caso de alguna modificación traducirá solo aquello que ha sido actualizado en la página web.

El servicio de publicación multilingüe (DTP) se encarga igualmente de la maquetación, el diseño gráfico y los formatos de publicación.

La traducción no solo incluye la combinación de idiomas, de un idioma a otro, sino las variantes que pueden existir en una misma lengua, como el español en América Latina o en la misma España como el catalán, gallego, el valenciano y euskera.

Es importante que estas empresas especializadas en traducción certifiquen su calidad conforme a las normas ISO 9001 y ISO 17100, establecidas por la Organización Internacional para la estandarización (ISO), que definen la calidad de un servicio lingüístico, su medición y la técnica para conseguirla.