Como han cambiado los tiempos en muchos sentidos, la verdad es que si echamos la vista hacia atrás nos daremos cuenta enseguida que poco o nada queda de las cosas que hacíamos cuando éramos niños, y que la forma de jugar de los niños de ahora nada tienen que ver, a no ser que cuenten con padres que no han querido dejar que la tradición se quede atrás y los hayan enseñado a jugar a la antigua usanza, ya que de lo contrario con lo que nos encontramos es con niños enganchados al móvil sin interés alguno por querer jugar con otro tipo de cosas. Donde han quedado esos juegos realizados en familia en la mesa de un restaurante mientras se esperaba la comida, donde han quedado esas risas que nos echábamos porque se trataba de un juego muy divertido, ahora lo que podemos encontrarnos en cualquier mesa de un restaurante, es a una familia esperando la comida, pero sin quitar el ojo al teléfono móvil, y lo más triste de todo es que se ve como imposible el hecho de dejárnoslo en casa, ya que vamos perdidos durante todo el día.

Y es que ¿Cómo les vamos a inculcar a nuestros hijos una cosa si nosotros hacemos la contraria? Es imposible decirles que dejen el teléfono en la mesa si se lo estamos diciendo con el nuestro en la mano, es imposible que les enseñemos a escuchar cuando somos nosotros los que cuando nos están hablando no quitamos la vista de la pantalla, de una manera u otra no podemos intentar que hagan lo contrario que hacemos nosotros ya que para nuestros hijos somos un modelo a seguir. Pero por desgracia no todo el mundo lo ve así, hay muchos padres desintoxicados de las nuevas tecnologías que no las quieren ni en pintura para sus retoños, por suerte todavía hay quien no se ha sumergido del todo en este mundo y puede respirar profundo ayudando a que todavía haya niños que no necesiten de un Smartphone, por el contrario se declinan más por otro tipo de actividades como puede ser el uso de la plastilina, una manera creativa de mantener a los niños entretenidos, la verdad es que se convierte en la mejor manera que podemos encontrar para que den rienda suelta a su imaginación, así que si tienes hijos pequeños todavía estas a tiempo, entra en mercamaterial y consigue un buen lote de plastilina, verás lo que tus hijos son capaces de hacer.