Para que tu coche pueda funcionar adecuadamente la bomba de agua es una pieza fundamental porque se encargará de regular la temperatura. Si necesitas conseguir una a los precios más bajos debes visitar los recambios de segunda mano, porque allí encontrarás los mejores precios y los repuestos de la mejor calidad para tu coche.

Pero, si no sabes cómo hacer el cambio de la bomba de agua, te invito a que sigas leyendo este post de forma atenta. Aquí encontrarás todos los consejos que necesitas para hacer el cambio de la bomba de agua de una forma realmente efectiva.

¿Cómo cambiar la bomba de agua?

Lo primero que puedes hacer es llevar el coche a un taller especializado, y allí los mecánicos se encargarán. Sin embargo, es una opción que puede resultar costosa, en especial porque dependiendo de la mano de obra podría llegar a tener un coste de hasta 1000 euros la reparación.

Para ahorrar dinero, puedes comprar una bomba de agua de segunda por un precio no mayor de 160 euros. Esto te permitirá ahorrar dinero de forma efectiva, y para cambiarla por tu cuenta puedes seguir los pasos que te mencionaré aquí:

Baja la bomba rota

Es el momento de comenzar con el proceso, asegurándote de que el coche esté completamente frío y preferiblemente debe estar elevado. Comienza por drenar el líquido refrigerante del sistema, hasta que ya no salga más.

Será este el momento de desconectar las mangueras de la bomba de agua, para terminar con el drenaje del líquido. Una vez terminado, retira los tornillos de fijación de la bomba de agua para quitarla del motor. Siempre debes asegurarte de que se dejará completamente limpia la zona antes de hacer la instalación del repuesto.

Instalando la bomba nueva

Este es un proceso sencillo, pero debes asegurarte de que la bomba que compraste sea del mismo modelo que la que quitaste del motor. En caso afirmativo, será indispensable que coloques la bomba en su lugar con los tornillos de fijación y seguidamente podrás conectar las mangueras.

Será el momento de rellenar el sistema con líquido refrigerante, y encender el coche para que puedas purgar el sistema y eliminar el exceso de aire. Cuando hagas esto, asegúrate de llenar el faltante de líquido refrigerante, y será entonces el momento para dejar el coche en reposo por 4 horas antes de volver a usarlo, y con esto terminarás todo el proceso.