Baja de mi coche en un desguace Baja de mi coche en un desguace

La verdad es que si algo tengo claro a día de hoy es que nunca jamás nunca voy hacer nada sin antes informarme de los pasos que debo seguir, en ese aspecto he tenido uno que otro dolor de cabeza y la verdad que no estoy dispuesta por falta de información que me vuelva a suceder.

La baja de coche con un desguace profesional

En este caso es que tengo en casa un coche viejo la verdad que ya ni arranca por lo que la posibilidad de poder venderlo a un particular se ha esfumado, ya que debería entregárselo en las mejores condiciones y la verdad que no tengo tiempo y mucho menos dinero.

Es entonces cuando me estoy planteando el pasarlo al desguace, y como no quiero que me engañen estoy recabando mas informacion para en un momento dado ir con las cosas mucho más que claras. Me han dicho que en algunos desguaces te lo tasan e igual te puedes sacar hasta unos eurillos y la verdad que eso está muy bien a nadie le amarga un dulce y a mí mucho menos.

Sin papeleos ni problemas

Pues nada voy acudir al desguace y allí le voy a entregar el vehículo con la siguiente documentación, la ficha técnica, el permiso de circulación, y una fotocopia de mi DNI, tengo que firmar la baja definitiva, porque me han dicho que hay una temporal pero es que yo el coche ya no lo quiero para nada, y luego allí una vez hecho ese trámite no quedará más que me den dos justificantes, uno el certificado de destrucción del vehículo y el justificante de la baja en la Dirección General de Tráfico. Sin más esos son los pasos que debo seguir, ha también me han dicho que una vez la baja se haya dado como válida no se podrá dar marcha atrás ya que es irrevocable.

La verdad que no son muchos pasos a seguir pero quiero ir con la tranquilidad de estar haciéndolo bien, de momento voy a buscar a ver qué desguaces son los que te pagan por entregarlo y después elijo el que más me convenga, por eso si estás en pleno proceso de dar la baja a tu vehículo espero que mis preguntas contestadas te puedan servir de ayuda como me han servido a mí, porque la verdad que de poco sirve tener en casa un coche que ya no nos sirve para nada.